Feeds:
Entradas
Comentarios

En la región del Okanagan, aproximadamente a una hora de Kelowna, se encuentra la pintoresca zona de Kettle Valley, donde se tiene la oportunidad de viajar en el tiempo un siglo atrás y experimentar un viaje muy especial en un centenario tren y a lo largo de los 10 kilómetros que sobreviven de las antiguas vías férreas de este lado del oeste canadiense. Espero que disfruten esta pequeña muestra de lo que fue ese interesante paseo.

Trip to the Old West

In the picturesque Kettle Valley, in the Okanagan region, an hour from Kelowna, it’s possible to travel in time, to the early 1900’s, and enjoy a very special trip on board a 100 years old train through the surviving 10 kilometers of the old railways of this zone of western Canada.
Vías del tren

Garibaldi Lake

Definitivamente, todo lo que vale la pena en esta vida conlleva esfuerzo. Y es precisamente lo que viene a mi mente después de caminar casi cuatro horas hasta el Garibaldi lake. Cuando la espesura del bosque se aparta para dejar a la vista ese gran espejo turquesa el cansancio se olvida y uno se llena de esa sensación de misión cumplida que te hace regalarle al mundo tu mejor sonrisa.

El Garibaldi Provincial Park se encuentra 70 kilómetros al norte de Vancouver. Para llegar al parque se sigue la muy escénica Sea to Sky Highway, la misma vía que conduce a Whistler, la villa que junto a Vancouver fue sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2010. Tras dejar el automóvil estacionado en la entrada del parque comienza el sendero que nos hará ascender 850 metros y que, tras unos nueve kilómetros, se engalana con la visión del Garibaldi Lake y los glaciares que aún en verano muestran su gélida cara a los aventureros.

Buena parte del sendero asciende en un zigzag que por momentos luce interminable, entre frondosos bosques de pinos, pequeños puentes de madera sobre riachuelos, repisas de roca que te permiten ver la inmensidad de las montañas y hasta un pequeño lago turquesa con peces saltarines, que es un abreboca de la gran masa de agua que nos espera más arriba.

El Garibaldi Lake, al igual que otros lagos glaciares, sorprende con ese color turquesa que se ve casi irreal, y en sus orillas simpáticas ardillas listadas y unos vistosos pájaros que hasta comen de la mano de los excursionistas nos dan la bienvenida.

A menos que uno se quede a acampar, después del almuerzo o merienda toca el retorno, que puede tomar entre dos y tres horas, depende de la forma en que uno se encuentre y de lo bien “engrasadas” que estén nuestras rodillas. Un analgésico no está de más si comienzas a sentir dolor hasta en músculos que ni sabías que tenías. Al final, la vista del estacionamiento sabe a gloria, así como el recuerdo de una vista inolvidable que nos invita a regresar.

Hiking to Garibaldi Lake

The very well known phrase “no pain no gain” comes into my mind after walking for almost four hours to Garibaldi Lake. When you finally see the big turquoise mirror you forget how tired you are, and a nice “mission accomplished” feeling makes you bring the world your best smile.

Garibaldi Provincial Park is located 70 km. north of Vancouver. To get there you need to take the scenic Sea to Sky Highway, the same route that you take to go to Whistler, the village where part of the Vancouver 2010 Winter Olympic Games took place. After parking the car, you must take the trail that will make you gain  an elevation of 820 meters and, after nine kilometers takes you to Garibaldi Lake and the glaciers that, even during summer, show their icy face to the adventurers.

A large part of the trails goes in zigzag. Some times it seems that it will never end. You will enjoy the view of nice forests, little wooden bridges over small creeks, cliffs where you can admire the majestic mountains, and even a small lake as an appetizer of the big one that is waiting for us a few kilometers away.

Garibaldi Lake, like other glacial lakes, surprise you with a deep turquoise blue that looks almost unreal. In the shore, chipmunks and funny birds that eat from the excursionists’ hands welcome us.

You can camp, or take your lunch, enjoy the place and then walk back between two and three hours, depends on how fit you and your knees are. A painkiller can be a good help if you start feeling pain. At the end the view of the parking lot feels great, and remembering the views of the trail and lake invites you to come back.

Canada Day

Los días de fiesta son sinónimos de alegría, color y variedad. En fin, un festín para los ojos y el espíritu, pero también para la lente de una cámara. He aquí algunas imágenes capturadas durante un desfile del Canada Day en North Vancouver.

Canada Day
Holidays are full of happiness, color and diversity; a feast for eyes and soul, but also for any camera’s lens. Here there are some moments captured during a Canada Day Parade in North Vancouver.

El Jardín Botánico de la Universidad de British Columbia  es uno de esos sitios donde es muy difícil no inspirarse tomando fotos. En esta entrada les brindo tan sólo una muestra de la interesante biodiversidad del lugar.

Saturday morning in the Botanical Garden

The UBC Botanical Garden  is one of those places where it is difficult not to be inspired when taking photos. In this post you can see a small sample of the biodiversity in that place.

A pesar de encontrarse entre dos de las más visitadas atracciones turísticas de Vancouver (Capilano Suspension Bridge y Grouse Mountain) la represa Cleveland es poco conocida por los turistas. Fue construida en 1954 en la parte alta del Parque Regional del Río Capilano y retiene las aguas del Lago del mismo nombre.

Se trata de un lugar de una extraordinaria belleza, con caminerías y areas de picnic. Además, la vista de las tranquilas aguas y las montañas circundantes hacen que este lugar  se encuentre entre una escapada perfecta de fin de semana para disfrutar de la naturaleza, y a tan sólo minutos de casa.

Cleveland Dam

Despite being between two of the most visited tourist attractions in Vancouver (Capilano Suspension Bridge and Grouse Mountain) Cleveland Dam is little known by tourists. It was built in 1954 in the upper Capilano River Regional Park and retains the waters of the Capilano Lake.

This is a place of extraordinary beauty, with walkways and picnic areas. The views of the tranquil waters and surrounding mountains make this place a perfect weekend getaway to enjoy nature, without leaving the city

Cuando se piensa en patinaje artístico se piensa en sutileza, gracia y belleza, sobre todo si se trata de las damas. Sin embargo, no suele venir a la mente el gran esfuerzo y los duros golpes que hay que soportar para alcanzar los niveles de excelencia exigidos para estar en la élite mundial.

Tener la suerte de asistir a una sesión de entrenamiento previa a la competencia en unos Juegos Olímpicos de Invierno es una oportunidad para valorar el esfuerzo y la tenacidad de cada atleta. Salto tras salto, caída tras caída, las jóvenes se van poniendo a tono para dejar el nombre de su país muy en alto.

Olympic figure skating in Vancouver

When one thinks about figure skating, the words subtlety, grace and beauty come into one´s mind, specially if it’s about the female competition. Nevertheless, usually one doesn’t think about the big effort every word class athlete must make in order to be part of the elite.

To have the chance of seeing a training session for the Winter Olympic Games gives one the opportunity to admire every athlete’s tenacity. Jump after jump, fall after fall, the young ladies are getting ready to represent their countries with excellence.


Durante 17 días, Vancouver fue la sede de las Olimpiadas de Invierno 2010. Esta ciudad, usualmente tranquila, se volvió irreconocible. La gente en las calles, fiestas por doquier y un sentimiento de hermandad y amistad increíble entre propios y extraños. Definitivamente es un comentario generalizado que vamos a extrañar estos alocados días donde todo parece haber pasado a un segundo plano, donde los Juegos Olímpicos eran nuestro oxígeno, agua y alimento.

A continuación algunas fotos, sólo para dar una idea de como la gente tomó por asalto cada rincón de la ciudad para disfrutar a su manera de las Olimpiadas.

El Pebetero, en Downtown / The cauldron, in Downtown

 

Grandville street al caer la tarde / Evening in Grandville St.

 

Hasta el Yeti se paseó por la ciudad / Even the Yeti came to Vancouver.

 

De nuevo el Yeti / Hidden Yeti.

 

Grandville Street tomada por los visitantes / crowded Grandville Street.

 

Robson Square

 

La gente hizo hasta seis horas de cola para lanzarse en zipline sobre Robson Square / People waited for six hours to zipline over Robson Square.

 

Robson Street.

 

Viendo los juegos en el estudio de CTV, en plena calle / Watching the game in the CTV street studio.

 

Potentes reflectores a lo largo de False Creek iluminaron el cielo, brindando un imponente espectáculo de luces en movimiento / Light and movement lights show everynight in False Creek.

 

Hasta el yate Kruzzenshtern, supuestamente el mayor del mundo, estuvo acompañando a los atletas rusos / The biggest yacht in the world, the Kruzzenshtern was in Vancouver .

Yate ruso en North Vancouver / Russian yacht in North Vancouver

 

Hasta para las prácticas del patinaje artístico las entradas se agotaban / The tickets were sold out even for practice sessions.

 

El edificio de The Bay (The Hudson Bay Company). Hicieron su Agosto vendiendo la ropa oficial de las Olimpiadas / The Bay have a GREAT income with the Olympic official clothes and souvenirs.

 

Y cerrando, con otra toma del pebetero / Another picture of the cauldron.