Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘conservacion’

Foto de MandyJ en Flickr

Foto de MandyJ en Flickr

Alrededor de la pequeña ciudadela de lona, reminiscencia de los antiguos teatros ambulantes de la Europa renacentista, bandadas de patos y gansos canadienses retozan junto a la laguna, un grupo de jóvenes lanzan sus frisbees, alegres perros se dan un chapuzón en la playa para mascotas y un solitario velero se hace a la mar.

 

Un grupo de llamativas carpas destaca sobre la grama de Vanier Park, en la entrada de False Creek. Si uno se fija bien, será testigo del ir y venir de espadachines, damiselas y cortesanos. Se trata del festival de teatro Bard on the Beach, que desde hace 20 años representa obras de William Shakespeare a precios razonables, para el disfrute de locales y turistas.

 

En 2008, más de 87.000 personas asistieron a las funciones del festival, que se extiende de mayo a septiembre de cada año. Este año se estarán presentando “La comedia de las equivocaciones”, “A buen fin no hay mal tiempo”, “Ricardo II” y “Otelo.”

 

El moro de Vancouver

 

Ya en otra oportunidad se mencionó a Otelo en ViVancouver, cuando se publicó una nota acerca de los interesantes túneles construidos cerca de Hope, y que llevan ese nombre.

 

En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de asistir al preestreno de Otelo, horas antes de la apertura oficial del festival. La famosa historia del moro de Venecia es representada en un escenario práctico y minimalista, con muy buenas interpretaciones que logran atrapar la atención del público. Sin lugar a dudas, sobresale el maquiavélico personaje de Yago, quien maneja a diestra y siniestra las vidas del resto de los personajes y genera todas las mentiras e intrigas que son el hilo conductor de esta tragedia.


Read Full Post »

GuacamayasQEP

Si hay algo que alegra la vista en la muy tropical Caracas es el paso de bulliciosas bandadas de guacamayas y loros que,  provenientes del Parque del Este, Los Próceres o las laderas de El Ávila, pintan el cielo con su colorido plumaje.

 

Aunque por estos lados no encontramos libremente aves tan llamativas, hay un lugar en Vancouver en el que podemos disfrutar del contacto directo con guacamayas, cacatúas, pericos y otras aves tropicales. Se trata del Invernadero Bloedel, en el Queen Elizabeth Park.

 

Bajo la impresionante cúpula de plexiglass, una pequeña selva tropical florece sin importar que, afuera, la temperatura pueda estar bajo cero. En este microclima, más de 500 especies de plantas tropicales y subtropicales se entrelazan como una exuberante celosía, filtrando la luz del sol y prestando sus ramas para que un centenar de aves exóticas se sientan “como en casa.”

 

Mientras un grupo de peces naranja se pierden bajo el pequeño puente de bambú y una cacatúa de penacho salmón se acicala, pienso en la importancia de lugares como éste para percatarnos de la maravillosa biodiversidad que nuestra esfera azul nos regala y que, ojalá, sepamos preservar para las futuras generaciones.

 

Bloedel Conservatory

Bloedel Conservatory

Read Full Post »

 

Fuentes en el Queen Elizabeth Park.

Fuentes en el Queen Elizabeth Park.

En Vancouver, un día soleado es una joya que no se debe desperdiciar, y el Queen Elizabeth Park es un lugar estratégico desde el que se puede disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. Situado en el punto más elevado de Vancouver, el parque de 52 hectáreas posee un paisajismo inigualable: jardines, pequeños bosques, riachuelos y pozos se conjugan para el deleite visual de los visitantes. 

 

Quienes buscan opciones más activas encuentran una variada gama de canchas de todo tipo, incluyendo una de lawn bowling, la muy aristocrática y británica versión de las venezolanas “bolas criollas” y un pequeño campo de golf con 18 hoyos.

 

El romance también tiene cabida en este lugar tan especial. No es de extrañar el haber conseguido una novia “de velo y corona” en plena sesión fotográfica junto a la escultura de Henry Moore, o el confundirnos entre el cortejo que alegremente se prepara para la celebración de una boda en el pabellón de eventos.

 

En las fuentes danzantes, una docena de niños corre entre los potentes chorros de agua, coqueteando con las blancas columnas que crecen y desaparecen sucesivamente. Un poco más allá, un par de pintores, concentrados en su proceso creativo, no se inmutan ante el rebullicio creado por los pequeños.

 

Mientras caminamos  frente al Conservatorio Floral Bloedel, la hermosa vista de la ciudad que se expande hasta el horizonte se fija en nuestro espíritu como una postal y comprendemos qué tiene este lugar de especial. El segundo parque más visitado de Vancouver (6 millones de personas al año) nos invita a disfrutar una y otra vez del balance que se siente entre naturaleza, arte y urbanismo en cada uno de sus espacios.

Vista del downtown.

 

 

Jardines y Arboretum.

Read Full Post »

Oso negro en las calles de North Vancouver. (foto: jj17photoman)Oso negro en las calles de North Vancouver. (foto: jj17photoman)

 

Durante la primavera no sólo la flora sale de su letargo invernal. Ciertos animales concluyen su período de hibernación y vuelven a ver la luz del sol: me refiero a los osos

 

Este majestuoso animal ha habitado las montañas y praderas del oeste canadiense por miles de años. Tanto Grizzlies como osos negros son íconos de esta región y ocupan el más alto escalafón de la cadena alimenticia. Su andar por valles y montañas, ríos y cañadas, es la más viva imagen de la fuerza indómita de la libertad.

 

Sin embargo, no todos los osos tienen la suerte de nacer en espacios protegidos o en remotos parajes, lejos de la presencia humana. 

 

Osos negros vs. el hombre

 

El oso negro (Ursus americanus), particularmente común en las montañas de North y West Vancouver, puede medir dos metros y su peso llegar a los 215 kilogramos. Es un animal que necesita de un amplio territorio para movilizarse en busca de sus alimentos. Su dieta se compone, básicamente, de frutillas, tubérculos, hierbas y flores; aunque también se alimenta de miel y otros animales pequeños, como peces, insectos y ardillas. También puede comer carroña.

Foto: kaisa_noges

Foto: kaisa_noges

 

La situación de Vancouver, rodeada de parajes naturales, tiene innumerables ventajas. Lamentablente, tener un bosque a la vuelta de la esquina también puede generar dolores de cabeza y situaciones lamentables. Tal es el caso de los osos negros que viven en la Orilla Norte de Vancouver (North Shore), quienes despiertan en primavera y necesitan salir a buscar los alimentos para recuperar las calorías consumidas mientras hibernaban. Muchos de ellos, en lugar de adentrarse más en la espesura de los bosques toman el camino equivocado y penetran en zonas urbanizadas.

 

Muchos osos, en busca de alimentos, entran en jardines y hasta en las casas, sellando así su destino. Las autoridades consideran que un oso, una vez ha descubierto el potencial alimenticio de una mesa servida, una alacena o un contenedor de basura, está cebado y buscará penetrar una y otra vez a las casas que consiga en su camino, poniendo en peligro la vida de sus habitantes. Es por ello que tienen órdenes de eliminar a los pobre osos “transgresores de la propiedad privada”.

 

¡Más de 700 osos son liquidados anualmente en la Columbia Británica por penetrar a zonas residenciales!

 

Tomando conciencia

 

Las ciudades crecen, tomando por asalto el hábitat que históricamente le ha pertenecido a los osos. En esta confrontación por el territorio son nuestros peludos vecinos los que quedan en desventaja. ¿Qué se puede hacer para salvaguardar las vidas, tanto de osos como de humanos?

 

El North Shore Black Bear Network y otras organizaciones donde participan la provincia, municipalidades y gran cantidad de voluntarios, realizan esfuerzos por educar a los habitantes de “zonas de osos” para que manejen su propiedad de una manera inteligente. Los osos son atraidos por el olor de la comida, así que el el evitar que la basura, comida, compost y cualquier otra materia orgánica esté expuesta al aire libre es una sencilla medida que puede evitar un peligroso encuentro y salvar la vida de un oso.

 

En Whistler y otras localidades de Norteamérica se ha venido intentando con métodos no letales, que buscan enseñarle a los osos que deben temerle a los humanos y que cualquier encuentro con éstos puede resultar en una experiencia dolorosa.

 

En cualquier caso, el traslado de animales a espacios abiertos, alejados de la ciudad, luce como el más “humano” de los métodos para “acabar” con un oso problemático. Lamentablemente, lo costoso del proceso hace que las municipalidades, en muchos casos, opten por la solución más barata. Después de todo… ¿cuánto cuesta una bala?

 

Muy pronto entrará en funcionamiento en North Vancouver un centro de “rehabilitación” para oseznos cuyas madres fueron “eliminadas” por incursionar en zonas urbanas. Las instalaciones cuentan con un área de 32 hectáreas y en las mismas se cuidará de los cachorros y se les enseñará a vivir en estado natural, para luego soltarlos en zonas remotas donde puedan vivir tranquilos en un ambiente adecuado y lejos de su principal enemigo… la ciudad.

 

Oso negro. (foto: Stephen Oachs)

Oso negro. (foto: Stephen Oachs)

Read Full Post »