Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘destinos’

La Primavera es la estación donde se desbordan los colores escondidos bajo el manto de nieve invernal. El reino vegetal se engalana con sus mejores pintas para recibir al sol y a las aves, que vuelven de su migración anual. 

Basta salir con una camarita sencilla para captar imágenes dignas de una postal. En esta oportunidad quiero compartir con ustedes una selección de quince fotografías tomadas en una mañana cualquiera de primavera en Vancouver. (fotos: JC Partidas)

primav11

primav101
primav7primav8primav6primav13primav2primav5primav18primav17primav20primav21
primav22
primav12primav9

Anuncios

Read Full Post »

Cerezos (foto: Yelena_YK) Cerezos (foto: Yelena_YK)

Ya hace algún tiempo que oficialmente estamos en primavera; sin embargo, la naturaleza tiene su propio ritmo, no sujeto al capricho del hombre. Antes de venir a Canadá, tenía mi muy personal y tropical idea de que todas las flores se abrían automáticamente al iniciar la primavera. Ahora sé que no es así. Cada plantita, arbusto o árbol se toma su tiempo y decide cuándo engalanar las calles con su colorido esplendor.

Quizá el hecho de que Vancouver tenga el clima menos extremo de Canadá durante el invierno hace que el cambio de estaciones se note menos. Sin embargo, un signo evidente es la duración de los días. Hace ya tiempo que dejamos atrás los atardeceres a las 4:30 pm (en los peores días del invierno) y actualmente, después de las ocho todavía se puede disfrutar de la tenue luz del sol.

Aunque algunas flores están muy cómodas, acurrucaditas en sus capullos o huyéndole al frío, aún bajo tierra, ya las primeras flores de temporada han comenzado a brotar. El amarillo de los narcisos adorna parques y jardines y poco a poco seremos testigos del masivo despertar de los tulipanes.

Otro regalo para el espíritu son los cerezos que florecen llenando las calles de una espectacular gama de rosados pálidos. Anualmente, entre marzo y abril se lleva a cabo el Cherry Blossom Festival (Festival de Cerezos en Flor) que incluye diversas actividades y eventos dedicados a celebrar la belleza de la estación. Conciertos, paseos dirigidos y un invitacional de Haiku (estilo de poesía breve japonesa que resalta la percepción e inspiración en un momento dado) son los “platos fuertes” de este festival.

En mayo, el definitivo “desempolvar” de las ropas más ligeras, la llegada de los primeros cruceros que cubren la ruta Vancouver-Alaska y el aumento de turistas marcarán el cenit de esta estación en la hermosa costa oeste canadiense.

Read Full Post »

Lions Gate Bridge (foto: knightbefore_99)Lions Gate Bridge (foto: knightbefore_99)

En nuestro recorrido por el seawall del Stanley Park comenzamos a ver pequeñas playas repletas de piedras, estrellas de mar y conchas marinas, con las que cuervos y gaviotas “hacían su agosto”. En la otra orilla de Burrard Inlet, dos enormes montañas cónicas de un amarillo intenso indican el lugar donde son embarcados los cargamentos de Azufre provenientes de la provincia de Alberta.

Un poco más allá, tenemos la oportunidad de pasar por debajo del Lions Gate Bridge, el puente colgante que, como un gigante verde, une Vancouver con las ciudades de la orilla norte (North Vancouver y West Vancouver). El puente, inaugurado en 1938, tiene una longitud de 1.823 metros y en su sección más elevada deja un espacio libre de 61 metros de altura, lo que permite el paso de buques de gran calado.

En un punto donde el paseo gira a la izquierda podemos ver la Siwash Rock, famosa roca que como un dedo gigante emerge de las aguas a pocos metros de tierra firme.

Van cinco kilómetros recorridos. Ya no tenemos de frente la orilla norte sino el mar abierto. La hermosa vista, la brisa y el suave calor del sol primaveral nos reconfortan y nos hacen olvidar por un rato el cansancio. Si el día está claro se pueden observar tenuemente las lejanas montañas de Vancouver Island.

Tercera Playa de Stanley Park (foto: GeordieMac Pics)

Tercera Playa de Stanley Park (foto: GeordieMac Pics)

Nos detenemos a descansar en la Tercera Playa (Third Beach), aprovechando la suave arena y los troncos dispuestos a manera de asientos. En la cercana “concesión” compramos alguna bebida para recuperar la energía.

En los últimos dos kilómetros del recorrido nos detenemos a ver varios conjuntos de piedras en equilibrio, lo que nos recuerda el Jardín de las Piedras Marinas Soñadores en el Parque Nacional El Ávila, entre Caracas y el Mar Caribe. Al parecer, diversos artistas montan estas peculiares esculturas naturales y los transeúntes dejan algún dinero en sus preferidas.

Conjunto de piedras en equilibrio (foto

Conjunto de piedras en equilibrio (foto: kent n avery)

La Segunda Playa (Second Beach) con su piscina y la amplia playa en English Bay determinan nuestro regreso a la ciudad después de tan ameno paseo.

Read Full Post »

Estatua de Harry Jerome (foto: mypictures4u)  Estatua de Harry Jerome (foto: mypictures4u)

Continuando el recorrido por el seawall del Stanley Park nos encontramos con la atracción más visitada del parque, la magnífica exhibición de totem poles, espigadas tallas de madera muy características de las culturas indígenas que han habitado estas tierras desde antes de la llegada de los europeos. Las imágenes reflejan el mundo natural y espiritual de dichos pueblos.

Totem poles (foto: johnny9s)

Totem poles (foto: johnny9s)

canonstanleypark

Cañón que es disparado diariamente a las 9:00 pm. (foto: the_ineffable_mr_f)

Un poco más allá, una escultura rinde homenaje a Harry Jerome, atleta negro que representó a Canadá en pista y campo, ganando oro en varias competencias internacionales. Jerome participó en tres olimpiadas y consiguió la medalla de bronce en la cita de 1964, en Tokio. La muy detallada escultura representa la llegada del atleta a la meta y sin duda nos hace pensar en dinamismo y equilibrio.

Tras caminar unos metros vemos una pequeña caseta que guarda el antiguo cañón que es disparado cada noche, exactamente a las 9:00 pm y que en el pasado, servía a los marineros para ajustar sus relojes.

Dejando atrás el faro de Brockton Point nos conseguimos con otra talla de madera, visiblemente influenciada por las culturas milenarias de Asia. Se trata del mascarón de proa del navío “Empress of Japan, que a finales del siglo XIX y comienzos del XX cubrió las rutas comerciales entre Asia y el oeste canadiense.

Mascarón de proa del navío "Empress" (foto: Mr Dunks)

Mascarón de proa del navío "Empress" (foto: Mr Dunks)

Por último, una gran roca en el mar sirve de base a una imagen que nos parece conocida. A simple vista creemos estar viendo la famosa Sirenita que se encuentra en Copenhague representando al personaje del cuento de Hans Christian Andersen. 

Tras detallar más la figura nos preguntamos… ¿la Sirenita usa careta? ¿tiene una cola de pez o son chapaletas en sus pies? y es que en realidad no se trata de La Sirenita, sino de la Chica en el Traje de Buzo (Girl in the Wetsuit), del escultor Elek Imredy, que posa sobre la roca desde 1972.

Llevamos cerca de cuatro kilómetros recorridos y nos acercamos al lado donde el seawall nos lleva a disfrutar de la inmensidad del mar abierto.

Estatua de la chica en traje de buzo (foto: Chang'r)

Estatua de la chica en traje de buzo (foto: Chang'r)

Read Full Post »