Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘lago glaciar’

Garibaldi Lake

Definitivamente, todo lo que vale la pena en esta vida conlleva esfuerzo. Y es precisamente lo que viene a mi mente después de caminar casi cuatro horas hasta el Garibaldi lake. Cuando la espesura del bosque se aparta para dejar a la vista ese gran espejo turquesa el cansancio se olvida y uno se llena de esa sensación de misión cumplida que te hace regalarle al mundo tu mejor sonrisa.

El Garibaldi Provincial Park se encuentra 70 kilómetros al norte de Vancouver. Para llegar al parque se sigue la muy escénica Sea to Sky Highway, la misma vía que conduce a Whistler, la villa que junto a Vancouver fue sede de los Juegos Olímpicos de Invierno en 2010. Tras dejar el automóvil estacionado en la entrada del parque comienza el sendero que nos hará ascender 850 metros y que, tras unos nueve kilómetros, se engalana con la visión del Garibaldi Lake y los glaciares que aún en verano muestran su gélida cara a los aventureros.

Buena parte del sendero asciende en un zigzag que por momentos luce interminable, entre frondosos bosques de pinos, pequeños puentes de madera sobre riachuelos, repisas de roca que te permiten ver la inmensidad de las montañas y hasta un pequeño lago turquesa con peces saltarines, que es un abreboca de la gran masa de agua que nos espera más arriba.

El Garibaldi Lake, al igual que otros lagos glaciares, sorprende con ese color turquesa que se ve casi irreal, y en sus orillas simpáticas ardillas listadas y unos vistosos pájaros que hasta comen de la mano de los excursionistas nos dan la bienvenida.

A menos que uno se quede a acampar, después del almuerzo o merienda toca el retorno, que puede tomar entre dos y tres horas, depende de la forma en que uno se encuentre y de lo bien “engrasadas” que estén nuestras rodillas. Un analgésico no está de más si comienzas a sentir dolor hasta en músculos que ni sabías que tenías. Al final, la vista del estacionamiento sabe a gloria, así como el recuerdo de una vista inolvidable que nos invita a regresar.

Hiking to Garibaldi Lake

The very well known phrase “no pain no gain” comes into my mind after walking for almost four hours to Garibaldi Lake. When you finally see the big turquoise mirror you forget how tired you are, and a nice “mission accomplished” feeling makes you bring the world your best smile.

Garibaldi Provincial Park is located 70 km. north of Vancouver. To get there you need to take the scenic Sea to Sky Highway, the same route that you take to go to Whistler, the village where part of the Vancouver 2010 Winter Olympic Games took place. After parking the car, you must take the trail that will make you gain  an elevation of 820 meters and, after nine kilometers takes you to Garibaldi Lake and the glaciers that, even during summer, show their icy face to the adventurers.

A large part of the trails goes in zigzag. Some times it seems that it will never end. You will enjoy the view of nice forests, little wooden bridges over small creeks, cliffs where you can admire the majestic mountains, and even a small lake as an appetizer of the big one that is waiting for us a few kilometers away.

Garibaldi Lake, like other glacial lakes, surprise you with a deep turquoise blue that looks almost unreal. In the shore, chipmunks and funny birds that eat from the excursionists’ hands welcome us.

You can camp, or take your lunch, enjoy the place and then walk back between two and three hours, depends on how fit you and your knees are. A painkiller can be a good help if you start feeling pain. At the end the view of the parking lot feels great, and remembering the views of the trail and lake invites you to come back.

Anuncios

Read Full Post »

Una visita obligada, cuando se está cerca de Banff, es el Lago Louise. Al llegar a su orilla se abre ante los ojos del visitante un espectáculo alucinante, el hermoso lago color turquesa flanqueado por imponentes montañas entre las que se encuentra, en la orilla opuesta, el Monte Victoria, coronado a su vez por el glaciar homónimo.

Lago Louise, con el hotel en primer plano y el glaciar al fondo.

Lago Louise, con el hotel en primer plano y el glaciar al fondo.

Este lago fue visto por primera vez por un hombre blanco en 1882, cuando el dueño de unas mulas, que trabajaba en la construcción del ferrocarril fue llevado al lugar por su guía stoney. Esta tribu llamaba al lugar “Lago de los Pequeños Peces”, sin embargo, el asombrado forastero no pudo llamarlo sino “Lago Esmeralda”.

Juan Carlos Partidas

Remando en el lago.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos años después, el nombre del lago fue oficialmente cambiado a Lake Louise, en honor a la princesa Louise Caroline Alberta, hija de la reina Victoria de Inglaterra y esposa del, para el momento, Gobernador General de Canadá.

Etimológicamente hablando, es curioso que el Lago Louise se alimenta del deshielo del Glaciar Victoria, tal como en la vida real, la princesa se alimentaba de su madre, la famosa soberana inglesa.

La Canadian Pacific Railway, viendo el potencial de tan hermoso lugar, construyó un primer hospedaje en forma de cabañas en 1890, el cual sería posteriormente sustituido por el imponente Château Lake Louise.

El visitante, además de disfrutar del paisaje, puede alquilar botes en verano y remar en sus tranquilas aguas. En invierno, sin embargo, el lago se congela y se puede patinar sobre su helada superficie.

 

Más lugares en las Rocky Mountains

Valemount, puerta a las Rockies

Mount Robson

Jasper

Maligne Canyon

Cruzando la Icefield Parkway

Athabasca Falls

Visitando el Athabasca Glacier

El turquesa de los lagos glaciares

Banff. Enclave turístico y comercial en medio de las montañas

La Góndola de Banff

Minnewanka, el lago de los espíritus

Moraine Lake, otra joya glaciar

The Last Spike

Read Full Post »