Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘North Vancouver’

Los días de fiesta son sinónimos de alegría, color y variedad. En fin, un festín para los ojos y el espíritu, pero también para la lente de una cámara. He aquí algunas imágenes capturadas durante un desfile del Canada Day en North Vancouver.

Canada Day
Holidays are full of happiness, color and diversity; a feast for eyes and soul, but also for any camera’s lens. Here there are some moments captured during a Canada Day Parade in North Vancouver.

Read Full Post »

A pesar de encontrarse entre dos de las más visitadas atracciones turísticas de Vancouver (Capilano Suspension Bridge y Grouse Mountain) la represa Cleveland es poco conocida por los turistas. Fue construida en 1954 en la parte alta del Parque Regional del Río Capilano y retiene las aguas del Lago del mismo nombre.

Se trata de un lugar de una extraordinaria belleza, con caminerías y areas de picnic. Además, la vista de las tranquilas aguas y las montañas circundantes hacen que este lugar  se encuentre entre una escapada perfecta de fin de semana para disfrutar de la naturaleza, y a tan sólo minutos de casa.

Cleveland Dam

Despite being between two of the most visited tourist attractions in Vancouver (Capilano Suspension Bridge and Grouse Mountain) Cleveland Dam is little known by tourists. It was built in 1954 in the upper Capilano River Regional Park and retains the waters of the Capilano Lake.

This is a place of extraordinary beauty, with walkways and picnic areas. The views of the tranquil waters and surrounding mountains make this place a perfect weekend getaway to enjoy nature, without leaving the city

Read Full Post »

Oso negro en las calles de North Vancouver. (foto: jj17photoman)Oso negro en las calles de North Vancouver. (foto: jj17photoman)

 

Durante la primavera no sólo la flora sale de su letargo invernal. Ciertos animales concluyen su período de hibernación y vuelven a ver la luz del sol: me refiero a los osos

 

Este majestuoso animal ha habitado las montañas y praderas del oeste canadiense por miles de años. Tanto Grizzlies como osos negros son íconos de esta región y ocupan el más alto escalafón de la cadena alimenticia. Su andar por valles y montañas, ríos y cañadas, es la más viva imagen de la fuerza indómita de la libertad.

 

Sin embargo, no todos los osos tienen la suerte de nacer en espacios protegidos o en remotos parajes, lejos de la presencia humana. 

 

Osos negros vs. el hombre

 

El oso negro (Ursus americanus), particularmente común en las montañas de North y West Vancouver, puede medir dos metros y su peso llegar a los 215 kilogramos. Es un animal que necesita de un amplio territorio para movilizarse en busca de sus alimentos. Su dieta se compone, básicamente, de frutillas, tubérculos, hierbas y flores; aunque también se alimenta de miel y otros animales pequeños, como peces, insectos y ardillas. También puede comer carroña.

Foto: kaisa_noges

Foto: kaisa_noges

 

La situación de Vancouver, rodeada de parajes naturales, tiene innumerables ventajas. Lamentablente, tener un bosque a la vuelta de la esquina también puede generar dolores de cabeza y situaciones lamentables. Tal es el caso de los osos negros que viven en la Orilla Norte de Vancouver (North Shore), quienes despiertan en primavera y necesitan salir a buscar los alimentos para recuperar las calorías consumidas mientras hibernaban. Muchos de ellos, en lugar de adentrarse más en la espesura de los bosques toman el camino equivocado y penetran en zonas urbanizadas.

 

Muchos osos, en busca de alimentos, entran en jardines y hasta en las casas, sellando así su destino. Las autoridades consideran que un oso, una vez ha descubierto el potencial alimenticio de una mesa servida, una alacena o un contenedor de basura, está cebado y buscará penetrar una y otra vez a las casas que consiga en su camino, poniendo en peligro la vida de sus habitantes. Es por ello que tienen órdenes de eliminar a los pobre osos “transgresores de la propiedad privada”.

 

¡Más de 700 osos son liquidados anualmente en la Columbia Británica por penetrar a zonas residenciales!

 

Tomando conciencia

 

Las ciudades crecen, tomando por asalto el hábitat que históricamente le ha pertenecido a los osos. En esta confrontación por el territorio son nuestros peludos vecinos los que quedan en desventaja. ¿Qué se puede hacer para salvaguardar las vidas, tanto de osos como de humanos?

 

El North Shore Black Bear Network y otras organizaciones donde participan la provincia, municipalidades y gran cantidad de voluntarios, realizan esfuerzos por educar a los habitantes de “zonas de osos” para que manejen su propiedad de una manera inteligente. Los osos son atraidos por el olor de la comida, así que el el evitar que la basura, comida, compost y cualquier otra materia orgánica esté expuesta al aire libre es una sencilla medida que puede evitar un peligroso encuentro y salvar la vida de un oso.

 

En Whistler y otras localidades de Norteamérica se ha venido intentando con métodos no letales, que buscan enseñarle a los osos que deben temerle a los humanos y que cualquier encuentro con éstos puede resultar en una experiencia dolorosa.

 

En cualquier caso, el traslado de animales a espacios abiertos, alejados de la ciudad, luce como el más “humano” de los métodos para “acabar” con un oso problemático. Lamentablemente, lo costoso del proceso hace que las municipalidades, en muchos casos, opten por la solución más barata. Después de todo… ¿cuánto cuesta una bala?

 

Muy pronto entrará en funcionamiento en North Vancouver un centro de “rehabilitación” para oseznos cuyas madres fueron “eliminadas” por incursionar en zonas urbanas. Las instalaciones cuentan con un área de 32 hectáreas y en las mismas se cuidará de los cachorros y se les enseñará a vivir en estado natural, para luego soltarlos en zonas remotas donde puedan vivir tranquilos en un ambiente adecuado y lejos de su principal enemigo… la ciudad.

 

Oso negro. (foto: Stephen Oachs)

Oso negro. (foto: Stephen Oachs)

Read Full Post »

La Primavera es la estación donde se desbordan los colores escondidos bajo el manto de nieve invernal. El reino vegetal se engalana con sus mejores pintas para recibir al sol y a las aves, que vuelven de su migración anual. 

Basta salir con una camarita sencilla para captar imágenes dignas de una postal. En esta oportunidad quiero compartir con ustedes una selección de quince fotografías tomadas en una mañana cualquiera de primavera en Vancouver. (fotos: JC Partidas)

primav11

primav101
primav7primav8primav6primav13primav2primav5primav18primav17primav20primav21
primav22
primav12primav9

Read Full Post »

Cuando uno llega a Deep Cove parece que se está entrando a un set de Hollywood… y es que, tras la última curva de la carretera que lleva a esta villa situada en North Vancouver, lo que vemos al frente es el downtown… es decir… una calle comercial de no más de dos cuadras de largo y, al fondo, el mar.

Marina en Deep Cove.

Marina en Deep Cove.

Mientras dejamos atrás el centro de artes, unos pocos comercios, cafés, restaurantes y heladerías, nos acercamos a la ensenada y disfrutamos de la hermosa vista: aguas tranquilas que reflejan el verde de la vegetación y el azul del cielo, múltiples casas de madera y una pequeña marina, junto a la cual está el alquiler de kayaks.

La tranquilas aguas de Indian Arm, ese brazo del mar que se alarga como una serpiente hasta unos cuantos kilómetros al norte de Vancouver, son el escenario perfecto para la práctica de deportes acuáticos como el canotaje o el velerismo. Desde el comienzo de la primavera ya comienza a escucharse el chapoteo de los remos contra el agua y un enjambre multicolor de kayaks se dispersa por las costas cercanas.

Kayaks monoplaza y biplaza para todos los gustos en cuanto a color.

Kayaks monoplaza y biplaza para todos los gustos en cuanto a color.

El alquiler de kayaks no es barato, pero la experiencia hace que la “inversión” valga la pena. Nosotros alquilamos la embarcación por dos horas. Luego del pertinente pago, de firmar un documento en el que aceptamos navegar bajo nuestra responsabilidad y de un rápido entrenamiento, agarramos nuestros macundales y a remar se ha dicho.

Decidimos salir de la ensenada y tomar hacia el norte. Las montañas caen perpendiculares y se adentran en las oscuras aguas. No parece haber espacio para más pinos en los alrededores y cabañas de ensueño coquetean con el agua, con playitas y muelles privados a lo largo del paseo. Mientras se comienza a sentir dolor en los músculos pasamos frente a una cascada y nos topamos con algunos veleros produciendo a su paso las olas más grandes que vimos ese día. Calma chicha, dirían los marinos de aquellas viejas novelas de piratería. Si se tiene suerte, pueden verse otters o nutrias, en sus diarias rutinas de pesca o jugueteando en la superficie.

Casas a la orilla del mar.

Casas a la orilla del mar.


Hermosa cascada.

Hermosa cascada.

Para músculos no acostumbrados a estos menesteres, el regreso se hace pesado, pero llevadero… si se tomó la previsión de dar marcha atrás al llegar a la mitad del tiempo estipulado. En fin, gran experiencia, buen ejercicio y hermosos paisajes. Un remanso de paz a menos de veinte minutos de Vancouver.

Regreso a puerto, cansados pero contentos.

Regreso a puerto, cansados pero contentos.

Read Full Post »